La escasez llega a los frentes en la Primera Guerra Mundial

Ninguno de los contendientes esperaba una guerra tan larga. Faltaron los alimentos en los dos frentes, aliados e imperios centrales.


Alemania.

La escasez llega a los frentes.
En el  otoño de 1914 el gobierno tuvo que fijar  la composición de la harina panificable y sacó el pan K con harina de trigo y fécula de patata.
Todas las reservas de trigo se requisarían. Las grasas se necesitaban para fabricar glicerina.
Hasta el verano de 1915, los caballos del ejército fueron alimentados con remolacha. Al año siguiente faltaría el azúcar y la remolacha se había acabado.
La ausencia de hombres jóvenes perjudicó la agricultura. Las mujeres y los prisioneros de guerra sustituyeron a los soldados del frente.
Faltaba casi todo y se extienden los sucedáneos. El tabaco se sustituye por hojas secas de patata, el café por agua de bellota.
Las patatas sirvieron para fabricar aguardiente, para alimentar a los cerdos.


En enero de 1916, faltaron patatas en las ciudades. El gobierno las requisó y se almacenaron en las bodegas de Ayuntamientos y escuelas. La mayoría  fermentó por las malas condiciones de almacenaje. Tuvieron que retirarlas a toda prisa pues se apestaba a patata podrida.

Siglo XX, Historia 16

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.