Textos Renacimiento





La cuna del Renacimiento se produjo en las ricas repúblicas italianas mucho más influidas que el resto de Europa por la antigüedad griega y romana.

Este siglo es un siglo de oro; nos ha devuelto la luz de las disciplinas liberales casi extinguidas, la gramática, la poesía, la elocuencia, la pintura, la arquitectura, la escultura, la música, el arte de cantar en la antigua lira de Orfeo: y todo esto en Florencia.
Marsilio Ficino (Citado por Tenenti en "Florencia en la época de los Médicis"

Copia los fragmentos de los textos que indican:
1) El aprecio de los humanistas por la experimentación.
2) Que el cortesano debe ser culto.
3) Que Maquiavelo considera la doblez como virtud política.
4) Que Dante se inspira en Virgilio.
5) Que las leyes defienden a los ciudadanos.
6) Que el gobierno municipal del siglo XVI  estaba en manos de los burgueses.
7) Que ningún pretexto justifica la guerra.
Un humanista: Leonardo
Si no aduzco yo, como ellos, testimonios de autores, me apoyo en cambio en algo más elevado y más digno: la experiencia, que es maestra de maestros. Engreídos y pomposos, trajeados y adornados, no con los trajes suyos, sino con los ajenos, quieren regatearme a mí los que son míos. A mí, que soy inventor y tan superior a ellos, tratan de despreciarme todos esos trompeteros, declamadores y recitadores de obras que no les pertenecen.
Así suelen ser juzgados y estimados de este modo, no de otro, los hombres inventores, intérpretes situados entre la naturaleza y los hombres, frente a los recitadores y declamadores de obras ajenas. Hay, entre unos y otros, la diferencia que va del objeto a su imagen reflejada en el espejo. Ésta no tiene realidad; la primera existe en realidad y por sí misma.
Leonardo Da Vinci "Tratado de la pintura"
Dante
A mitad del camino de la vida me encontré en una selva oscura por haberme apartado de la recta vía ... Mientras retrocedía hacia el valle se presentó ante mi vista alguien que por su prolongado silencio parecía mudo. Cuando le vi en aquel gran desierto le dije ...
- Oh!, ¿tú eres Virgilio, fuente que esparce ancho río de elocuencia? ¡Ah!, honor y antorcha de los demás poetas. Que me valgan para contigo el prolongado estudio y el gran amor con que he buscado tus libros. Tú eres mi maestro y autor, sólo de ti he imitado el hermoso estilo que me ha procurado tanto honor. Mira esta fiera que me obliga a retroceder, líbrame de ella, famoso sabio, porque mis venas se estremecen y mi pulso late precipitadamente.
Dante Alighieri, Divina Comedia

Maquiavelo

No es necesario a un príncipe tener todas las cualidades mencionadas, pero debe aparentarlas. Antes bien, me atrevería a decir que es perjudicial que las tenga y las observe; mientras que aparentándolas son útiles. Lo será parecer clemente, fiel, humano, íntegro, religioso, y aun serio; pero menester es estar siempre con el ánimo dispuesto a proceder de modo contrario, siendo necesario. Debe considerarse que un príncipe, sobre todo si es nuevo, no puede observar todas las reglas por las cuales un hombre es tenido por bueno, encontrándose a menudo en la necesidad, para conservar el Estado, de obrar en contra de la fidelidad, de la caridad, de la humanidad y de la religión.

Procure, en consecuencia, el príncipe vencer y conservar el Estado, y los medios serán considerados honrosos, y por todos elogiados, porque el vulgo se atiene siempre a las apariencias y a los acontecimientos, y en el mundo prima el vulgo; los pocos quedan descartados, cuando los muchos tienen donde apoyarse. Un príncipe de nuestros tiempos, a quien no juzgo correcto mencionar, nunca predica otra cosa que no sea paz y fidelidad, siendo el mayor enemigo de ambas cosas, que si las hubiera respetado en varias ocasiones le habrían provocado la pérdida del prestigio y del Estado.

Nicolás Maquiavelo, El Príncipe

                                     Orden público

En este tiempo, a causa de los malos mozos y de las bandas de aventureros que roban cuanto pueden, pillan y asesinan, fue necesario echar un bando obligando, bajo pena de prisión, a que abandonaran París todos aquellos que no quisieran ganarse honestamente la vida … se decidió que en cada barrio se organizaran partidas de hasta 15 hombres bien armados que efectuarían rondas por la ciudad desde las nueve de la noche hasta las cuatro de la mañana.


Versoris, Libro de la razón.
                                                 Condotieros
 
El príncipe renacentista contrataba tropas mercenarias. El condotiero era un jefe militar alquilado, con su partida de mercenarios. A veces cambiaban de bando en plena batalla si el adversario le ofrecía más dinero.
                             Retrato del cortesano ideal

Quiero, pues, cuanto a lo primero, que este nuestro cortesano sea de buen linaje, que tenga buen ingenio, y sea gentil hombre de rostro y de buena disposición de cuerpo y alcance una cierta gracia en su gesto… Por eso cumple que nuestro cortesano sea muy buen caballero de la brida y de la jineta. De suerte que en cabalgar a la brida, en saber bien revolver un caballo áspero, en correr lanzas y en justar, lo haga mejor que los italianos; en tornear, en tener un paso, en defender o entrar en un palenque, sea loado entre los más loados franceses; en jugar a las cañas, en ser buen torero, en tirar una vara o echar una lanza, se señale entre los españoles … que sea éste de quien hablamos hombre de bien y limpio en sus costumbres …




Tomado de Santillana




Hará el caso que sea músico; y demás de entender el arte y cantar bien por el libro, ha de ser diestro en tañer diversos instrumentos …

Baltasar de Castiglione, El cortesano, 1528

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.