Milenio Reino de Almería

Milenio Reino de Almería


Un paseo por el Milenio con vistas al Andarax


Objetivos
Fomentar y promover el respeto por el patrimonio.
Conocer nuestra Historia.
Desarrollar la curiosidad histórica.
Historia

En el año 961 muere Abderramán III quince años después ascendió la última gran figura del califato, Almanzor.
Jairan-al-Amiri era uno de sus muchos esclavos de raza eslava, que ganó su libertad al destacarse como oficial de su ejército en las más de 60 razzias o correrías por los reinos cristianos que desarrolló su amo. Tras morir Almanzor se desató una guerra civil feroz en Córdoba. Jairán, con la parte del ejército que mandaba  continuó siéndole fiel, jugó un papel importante al principio de estos sucesos en apoyo del califa legítimo.


En 1009 éste fue destituido, pero los enfrentamientos civiles continuaron, y

en 1013 los bereberes asolaron Córdoba, hicieron desaparecer al califa y dieron por muerto a Jairán, que en realidad comenzaba su historia al lograr huir malherido con un grupo de leales.
Tardó varios meses en reponerse de sus heridas. Cuando estuvo restablecido decidió dirigirse a Almería para reclamar su derecho de gobierno de la ciudad. Llegó a ella en julio de 1014 (1014-1028),


y se la encontró controlada por un caudillo local, también eslavo y llamado Aftáh. Para entrar en ella, tuvo que sitiarla durante dos semanas, y cuando lo consiguió, se proclamó rey de Taifa, uno de los hasta 39 en los que se iba a dividir el territorio del califato.



Almería mantuvo su esplendor hasta que fue conquistada el 17 de octubre de 1147 por una gran coalición integrada
por castellanos (Alfonso VII), catalanes (Ramón Berenguer IV) y navarros
 (García VI), además de francos, pisanos y genoveses, que aprovecharon la convocatoria de la Segunda Cruzada 
por el papa Eugenio III.
Durante la ocupación la ciudad fue sometida a una destrucción y un saqueo sistemáticos.
Las repúblicas cristianas utilizaron la cruzada como excusa para acabar con el dominio almorávide del mar mediterráneo que se ejercía desde el puerto de Almería. Este hecho aun se refleja en la bandera y escudo de la ciudad, que contiene la cruz de San Jorge, estandarte de la república de Génova.
Los  almohades reconquistaron la ciudad en 1157, tras diez años de dominación cristiana. Pero su intento por volver a unificar el califato fracasó.
Almería fue incorporada al Reino Nazarí en el año 1237, acabando la etapa en la que Almería fue Almería y Granada era su alquería.

La seda

Olvidada la fabricación del garum se dedican a la seda, cultivo de morales, cría de gusanos, fabricación de tejidos que se extendía más allá de Almería, hacia las Alpujarras.







Morales y moreras

Son frutas  que corresponden a dos tipos de bayas. Unas vienen de los morales y moreras, árboles y otras de las zarzas, plantas espinosas y sarmentosas. 



Morus nigra, morera negra o moral negro, nativa del sudoeste de  Asia.

Es un árbol  pequeño 10-13 m de altura. El fruto comestible es negro púrpura, a veces bien negro, maduro de 2-3 cm de largo, en racimos de varias drupas pequeñas.

Wikipedia








Con la llegada de los musulmanes comienza la historia del tejido de la seda
Posiblemente 
con ‘Abd al-Rahman I
(756-788), primer emir omeya, que estableció su corte en Córdoba y se rodeó de artistas sirios, debió empezar a florecer la manufactura de la seda.
La seda es el filamento que segrega el gusano


 Bombyx mori o Dud al-qazz y es la materia prima textil por excelencia para la elaboración de los tejidos artísticos, debido a sus características de brillo, suavidad y finura, a la vez que resistencia y especial adaptación al tinte. El país originario de la seda es China y el comienzo de su cultivo se sitúa en el tercer milenio a. C.




En Occidente apareció  paulatinamente a través de la ruta de la seda. 



A mediados del siglo VI, se introdujo la cría del gusano de seda en Bizancio.
El contacto de los musulmanes con los pueblos que conocían la sericultura permitió la transmisión del cultivo de la seda en los países que conquistaron, desde el Mediterráneo hasta el océano Índico.
Los morales y moreras se cultivan en cualquier espacio, junto a los caminos, acequias, balates e incluso en los corrales de las viviendas campesinas o alquerías. 
En al-Andalus el moral y la cría del gusano de seda se establecieron en las zonas abrigadas de Sierra Nevada, es decir, en su cara sur, en los valles de las Alpujarras.


 De noviembre a abril los pueblos más altos quedaban incomunicados y aislados por la nieve y es en estos meses cuando los alpujarreños transformaban en seda cruda su cosecha de capullos criados el año anterior.
Era una actividad familiar donde participaban grandes y pequeños de la familia.



El dueño de las moreras entregaba a un asalariado  los huevecillos de los gusanos y unas cuantas moreras, el cual se encargaba de todos los trabajos. Las zonas protegidas por la barrera montañosa de Sierra Nevada, ofrece un clima templado muy favorable al cultivo del moral y la crianza del gusano de seda. El «Rawd al mi’tar» en su descripción sobre el Sulair o Yabal al-Taly, es decir, montaña de la nieve o Sierra Nevada,
dice que las aldeas de los valles producen en abundancia una excelente seda (harir); Wadi As (Guadix), Basta (Baza), Finyana (Fiñana, localidad cercana a Almería). Idrisi señala que  unas seiscientas en las Alpujarras se dedican a la seda.


El  Calendario de Córdoba, en el año 961,
nos da a conocer las etapas de producción de la seda:
 en febrero las mujeres recogen los huevos de las mariposas del gusano de seda, en marzo los gusanos se reproducen;








 en mayo y posteriormente en agosto, los oficiales del Califa requisan la seda para las necesidades del tiraz de palacio.
Otro autor, ad-Damiri, nos aporta un curioso

dato: «A menudo el nacimiento de los gusanos de seda se encuentra un poco retardado.

Entonces las mujeres disponen los huevos en bolsas que ellas colocan bajo sus axilas». La propiedad de los morales estaba muy repartida y la cosecha de hojas se distribuía proporcionalmente entre los dueños de los árboles. La recolección de las hojas la hacían las mujeres de forma colectiva durante el mes de abril, en todos los lugares donde había alquerías dedicadas al cultivo de la seda.

 Todo ello conformaba una importante industria de la seda, con aprendices y  oficiales. Los aprendices solían ser niños de 9 a 12 años confiados por sus padres a los maestros de la seda para aprender su oficio. En casa del maestro el aprendiz comía, dormía, era vestido y formaba parte de la familia.
Después del hilado se pasaba al torcido.

Se exportaban madejas flojas y torcidas, crudas y teñidas, es decir fibra sin hilar y tejidos.
La seda se exportaba por el puerto.
La sericultura en Almería irá languideciendo poco a poco hasta su desaparición.


Francisco  Pablo Martín Rodríguez; La industria de la seda en Almería. Instituto de Estudios almerienses.

Adela Fábregas García; Aprovisionamiento de la seda en el reino   nazarí de Granada. Vías de intervención directa practicadas por la comunidad mercantil genovesa.
Castro Guisasola, El esplendor de Almería en el siglo XI


Actividad para este curso: Cría de gusanos  de seda



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.