El orfebre

Soy un orfebre, un artesano que trabaja con metales, con los metales más valiosos. Mis preferidos son el oro y la plata. Hago adornos, anillos, broches y recipientes. Los decoro con piedras preciosas y gemas clásicas.

 La Iglesia es uno de mis clientes. Se honra a Dios con esos vasos enriquecidos con gemas y otras piedras. Me gusta recubrir los relicarios con los materiales más ricos. Mi historia comienza cuando llego a la ciudad de París, concretamente a Saint Denis. Tenía 12 años. Comencé a trabajar como aprendiz. Me enriquecí. Poseo una gran vivienda en la ciudad y dos casas solariegas.


De pequeño ingresé en un taller. No cobraba nada. Aprendía cuales eran los materiales más adecuados para cada objeto y cómo se trabajaba. Los camafeos son mis favoritos. Las piedras que se utilizan tienen distintas vetas de color. En la parte superior se hace el dibujo y la inferior sirve como fondo.
  Las piedras que llegaban a mis manos procedían de diversos lugares del mundo. Rubíes y zafiros de Oriente, esmeraldas de Egipto, turquesas de Persia y Tíbet, amatistas de Alemania y Rusia, diamantes de la India y África central. Cristal de roca de Alemania, Suiza y Francia. Ópalos y granates de la Europa Oriental, perlas de los moluscos de agua dulce de Escocia. El ámbar, la resina fosilizada de los pinos, de las costas del Mar Báltico o del norte de la Prusia oriental. El azabache formado por los restos fosilizados de los árboles se podía encontrar cerca de los depósitos de carbón de Inglaterra o España. El coral de la costa norteafricana donde los franceses tenían una pesquería. La plata la traen de las minas de Devon en Inglaterra. Los comerciantes de piedras llegaban a Europa por el Mediterráneo.
Azabache, coral eran trabajados para hacer rosarios. La técnica de tallar las piedras en planos hacen que éstas tengan más brillo y reflejos.

Tomado de: Orfebres Escrito por John Cherry. Editorial Akal

Turquesas
Las turquesas son minerales raros. Se encuentran en zonas desérticas. Se extraen a mano con poca o nula mecanización.
El color va desde el blanco hasta el azul oscuro y el azul verdoso y desde el azul verdoso hasta el verde amarillento.




Los comerciantes franceses llegaban hasta Turquía para hacerse con las gemas que provenían de una montaña de más de dos mil metros, Ali-Mersai, a 25 kilómetros  de Mashhad en Irán.


Amatista
Dionisos, dios del vino pretendía a una doncella llamada Amethystos que deseaba permanecer casta. 










La diosa Artemisa escuchó  sus plegarias y transformó a la mujer en una roca blanca. Dioniso humillado echó vino sobre la roca tiñendo de esta forma de púrpura los cristales.













La amatista es una variedad macrocristalina del cuarzo. Su color violeta característico puede ser más o menos intenso, según la cantidad de hierro (Fe3+) que contenga. Puede presentarse coloreada por zonas con cuarzo transparente o amarillo (ver bolivianita).


Las puntas suelen ser más oscuras o degradarse hasta el cuarzo incoloro.
















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.