La alimentación en el mar

Los viajes por mar se convertían en pesadillas tanto por la falta de alimentos como por la horrible comida que se servía en el barco. Durante el siglo XVII en un viaje de " El mercader        deVirginia " desde Europa a Virginia, faltaba el agua a bordo a los veinte días de partir. Avistaron una de las islas de las Azores, lugar donde podrían aprovisionarse de agua. En esos días de cargar agua se abusaba del vino y las disputas entre isleños y marineros era frecuente.

  Durante las tormentas los alimentos quedaban en un estado lamentable cuando se inundaba la bodega. El continuo movimiento del barco hacía imposible guisar.
  Cuando se retrasaban en avistar la costa las provisiones o habían desaparecido o ya no estaban en condiciones para comerselas. De este modo el hambre llegaba a los estómagos vacíos y las ratas se convertían en un bocado deseado.
"...antes de que acabase el viaje, una mujer embarazada ofreció veinte chelines por una rata, pero su propietario se negó a vendérsela, y la mujer falleció".
"Mi mayor angustia era la sed.
 Soñaba con bodegas y grifos que me echaban agua por la garganta, y éstos sueños hacían que el despertar fuese peor todavía. Encontré una ayuda muy especial al disfrutar de la amistad del capitán, que me permitió compartir algunos tragos de un clarete que tenía escondido en su bodega particular".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.