Cultura íbera

La Edad del Hierro corresponde a la segunda mitad del I milenio antes de Cristo. En la fase de formación de la cultura ibérica se distinguen dos etapas de influencia oriental. Una primera proviene del mundo fenicio y otra cuando se sustituyen los elementos fenicios por griegos a partir de mediados del siglo VI a. C.
Los poblados ibéricos se asentaban en lugares fácilmente defendibles y se protegían con sólidas murallas con torres circulares, situados en las laderas de montículos en espacios más o menos llanos y con calles que seguían las curvas de nivel. Las viviendas se agrupaban en manzanas con pequeños pasajes entre sí, con una o dos calles principales. Construían sus casas de piedra y adobe y en el techo vigas de madera. La planta era cuadrada y la vivienda se compartimentaba en función de los usos a que se destinaba cada espacio. Así podía haber cocina, almacenes, cuadras etc. Las casas podían tener puerta de madera que se cerraba con llave.
La cultura íbera se formó en las zonas meridionales de la península, por un fenómeno de aculturación debido al contacto con los pueblos coloniales sobre un sustrato cultural orientalizante. Éste a su vez era fruto de la aculturación fenicia sobre las gentes tartésicas (contactos tartésicos a través de los ríos).
Se extendía desde la Baja Andalucía por el levante hasta el sur de Francia y penetrando hacia la Meseta por buena parte de la Mancha meridional y por el valle del Ebro hasta Zaragoza.

---Describe las viviendas ibéricas.
---¿Cuál era la situación de los poblados?
---¿Qué influencias tuvo esta cultura en su formación?
---Dibuja un mapa de la península señalando la extensión de los pueblos ibéricos

La agricultura y la ganadería eran los dosa pilares de la economía, trigo y cebada, explotación de la cabra, la oveja y el cerdo. se cazaban ciervos, jabalíes, corzos, cabras montesas, lobos.
La sociedad estaba jerarquizada. En un extremo estaría la clase regia, que sería la encargada del poder político. Algunos de estos reyes podían gobernar sobre varias ciudades. En torno a los reyes existiría una corte de nobles que tendrían un carácter guerrero. Por debajo de éstos se situarían las clases formadas por artesanos, campesinos, comerciantes, mineros etc. finalmente los esclavos ocuparían la base de la sociedad y serían producto de botines de guerra y objeto de comercio entre las élites sociales.
No todos los guerreros eran iguales. Entre ellos debían de existir graduaciones, como se puede apreciar por el tipo de ofrendas que se encuentran en las tumbas. Destacarían los caballeros, cuyo estatus estaría representado por la posesión de carros y arneses de caballos; otro grupo sería el de los poseedores de casco, escudo y espada; y por último los que sólo tenían una simple punta de lanza.
Los jinetes ibéricos montaban a caballo sin silla y utilizaban una cubierta de lana, cuero o tejido vegetal que se prolongaba hacia el cuello del caballo para evitar rozaduras de las riendas. Los cabezales del caballo podían llevar piezas de adorno en metal como campanillas o colgantes.
La falcata ibérica se considera un arma ofensiva con filo y punta. Su empuñadura es corta en forma zoomorfa. El filo arranca con una línea cóncava, con una inflexión a media longitus que la convierte en convexo hasta la punta; la hoja presenta acanaladuras para agravar las heridas.
El escudo ibérico debía ser de cuero o madera. En la parte posterior se cogía con una manilla de hierro. Otra protección serían las espinilleras. El casco también debía ser de cuero, de trenzas entrelazadas.



---Dibuja una pirámide con las clases sociales.
---¿Qué tipos de guerreros había?
---Describe la forma de montar.
---Dibuja un guerrero.

Extraído de Hª de España de Planeta

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.